[/row]
[row][column one-third] [" /> Playa de Arra | Playas | Que Hacer

Tripadvisor

Playa de Arra

 

El pedral o playa de Arra es un amplio entorno que podría definirse como balneárico, conformado por rocas encrespadas, cantos rodados y arena, es un lugar ideal para tomar baños de sol y de mar en un agua cargado de sal. Una terapia natural que puede disfrutarse en piscinas naturales de ensueño.

Arra también es un mirador excepcional, desde el que admirar las zonas más bellas del litoral oriental de Asturias, una perspectiva panorámica difícil de encontrar.


A parte de sus virtudes para el relajo, esta playa de roca también tiene un excepcional valor científico y paisajístico. Enclavada en un entorno auténticamente rural, libre de construcciones en las inmediaciones, Arra es naturaleza pura. Desde el punto más alto de las escaleras que conducen a ella, antes de bajar al pedral, podemos disfrutar de una magnífica fotografía en color de la cordillera cantábrica. Con el día despejado incluso veremos los Picos de Europa.

 

Si miramos de frente, hacia el litoral, nos daremos cuenta de que estamos en un cruce geológico bien delimitado: acantilados verticales se extienden hacia el concejo de Llanes y otros más desgastados y bajos hacia la villa riosellana.

 

Y es que justamente en Arra, la playa más oriental de Ribadesella, concluye un extenso tramo de costa jurásica de más de 60 kilómetros. Los afloramientos más espectaculares de rocas del Jurásico de Asturias se vienen sucediendo a lo largo de toda la costa comprendida entre Cabo Torres, en Gijón, y el propio pedral de Arra (dos kilómetros al este de Ribadesella).

 

En Arra el fin de la era geológica puede percibirse claramente en una marcada grieta que separa drásticamente los acantilados bajos de los más altos y perpendiculares. A partir de la falla de Arra hacia el este, la costa cae en vertical sobre el Cantábrico con una morfología pétrea, kárstica.

 

Después de entretenernos contemplando este regalo del paisaje, comenzamos a descender y nos quedamos sin palabras. Tras el mirador, dos centenares de vertiginosas escaleras nos conducen a una explanada de cantos y arena, bordeada de caprichosas crestas de rocas y orientada hacia las verticales murallas de los acantilados del Infierno.

 

El pedral tiene forma de concha alargada y una longitud de 450 metros. Incluso con la marea en malas condiciones Arra permite el baño en dos piscinas naturales protegidas por muros de pura roca. En pleamar las dos pozas, conocidas como el Pozu del Cura y el Pozu del Maestru, quedan ocultas; pero en bajamar, o a media marea, están perfectamente delimitadas como dos grandes canales, muy apropiados para el baño y con profundidad variable. El canal inmediatamente más próximo a la playa es ideal para el baño de los más pequeños, mientras que el que discurre en paralelo a éste, más metido en el mar, alcanza una mayor profundidad y permite usar trampolines naturales cercanos para zambullirnos de cabeza.

 

Arra es también un enclave idóneo para la pesca deportiva, tanto en bote como a caña. También es un punto de partida muy interesante para la pesca submarina, pues desde esta playa es posible, con buena mar, bucear a lo largo de dos kilómetros y arrivar en los pedrales más próximos a la villa riosellana.

 

El interés ecológico del fondo marino en esta zona es alto y esta sujeto a reglamentación medioambiental por parte del Principado de Asturias.

 

En todos los casos y en todos los usos posibles que permite este pedral, la ocupación por personas suele ser baja, lo que la convierte en un espacio íntimo y privilegiado. Los núcleos poblacionales más cercanos son las aldeas de Toriello y Collera. Y muy cerca también, sin necesidad de bajar al pedral, podemos disfrutar de un área recreativa con vistas excepcionales, la de los Acantilados del Infierno, con casi 100 metros de caída. Disfrute de la vista sin arriesgar.

var pageTracker = _gat._getTracker("UA-1314401-3"); pageTracker._initData(); pageTracker._trackPageview();