Tripadvisor

Ruta riosellana de la Sidra

 

A pesar de que Ribadesella no cuenta con una tradición de producción sidrera sí se ha especializado en el consumo como pocas villas del Cantábrico. El éxito de sus convocatorias en torno al líquido asturiano viene dado por un ambiente inusual en sus sidrerías, que cuentan siempre con la sidra

de más alta calidad,

acompañando las charlas o unas buenas tapas y cartas de excelente tradición marinera. El pescado riosellano y las recetas de la villa, cultivadas con esmero durante décadas, son una apuesta segura para aquél que tiene apetito.


Muchos locales como Casa Gaspar, El Rompeolas, El Carroceu, Llantares de Mar, El Campanu o La Portiella (de los que enseguida hablaremos) han sabido guardar la esencia de la comida riosellana como un tesoro y, a la vez, potenciar su gastronomía propia y meritosa con la mejor sidra de la región.

 

Las sidrerías proliferan en todo el concejo, aunque principalmente en la capital. El prestigio de estos puntos de encuentro se constata en el ambiente extraordinario que se vive puertas adentro. Con la llegada del buen tiempo, el carisma de estos locales es aún más palpable, pues las terrazas son una prolongación de más ambiente, más sidra, charlas, y buenos platos.

 

En el casco antiguo destacan sidrerías de siempre como Restaurante El Rompeolas, con una solera que le viene de muy antiguo y que se percibe inmediatamente en su interior: espacioso y rústico, de paredes empedradas y muy bien conservadas que se adornan con motivos de caza y labranza. Al fondo cuenta con un comedor y una espaciosa terraza que antiguamente hacía las veces de bolera. Aquí acompañaremos la sidra, o viceversa, con tapas apropiadas como los chorizos a la sidra, embutidos o sardinas. La oferta culinaria la completa su restaurante anexo con excelentes cocidos y platos tradicionales, como la fabada, que en este sitio tiene nombre propio, o el pitu de caleya, elaborado con productos del corral y la huerta riosellana. Los pescados y mariscos no van a la zaga: lubina, merluza, pixín, bonito, sardinas.

Otro punto de referencia, encrucijada además de la vida social en el casco antiguo, es Sidrería Casa Gaspar, situado en la bella plaza de la Iglesia. Un lugar muy agradable, coqueto, recogido y rodeado de un buen número de inmuebles de corte marinero que nos hace sentir el peso de una cultura. Casa Gaspar es una sidrería que acumula seguidores y ambiente. Este local es más que apropiado para alcanzar ese punto de euforia y calor humano que acompaña a la sidra. Además, ésta última no tiene desperdicio entre sus cuatro paredes ni en su amplia y concurrida terraza, como tampoco lo tiene la inusual variedad de tapas autóctonas, ni algunos platos de primera línea: el cachopo especial de la casa, la lubina o el xáragu a la plancha.

 

La Sidrería Carroceu es un referente claro de la buena sidra en Ribadesella. Uno de los primeros locales de la villa que se especializó en el escanciado y las buenas tapas. La sidrería está ubicada en el mismo muelle de Ribadesella, lo que refuerza más aún su caráter marinero y lo convierte en un lugar privilegiado para disfrutar de la ría local. Un interior rehabilitado y con una esmerada decoración convierten al Carroceu en un espacio único. Su terraza es una de las más concurridas de la localidad, y suele ser lugar de citas multitudinarias con la llegada del buen tiempo. La sidra es de calidad extra (Sidra Cortina), los escanciadores auténticos profesionales. Todo esto hace que el ambiente sea excepcional y sidrero por encima de todo.

 

Llantares de Mar es un restaurante – sidrería. Ubicado en el centro de la villa, frente a la Plaza Nueva. El local es un mirador privilegiado, pero además cuenta con buena sidra, tapas y suculentos platos de gastronomía local entre los que destacan los pescados cantábricos y el marisco: besugo al horno, bonito a la sidra, Xaragu, paella de mariscos…

 

En el puerto riosellano se ubica la Marisquería Restaurante El Campanu, su dueño es un apasionado de la gastronomía autóctona, en sus locales -en Ribadesella y en Cangas de Onís- ofrece pescados y marisco frescos de primera calidad, capturados mayoritariamente en Ribadesella y otros puertos asturianos. Lubinas, almejas, pixín, merluza, xárago… todo regado con una buena sidra.

 

En la bella aldea de Tereñes, con unas vistas extraordinarias de los pedrales y el mar Cantábrico, puedes disfrutar en la Sidrería La Portiella de un ambiente sin igual. Al sol, en el jardín, se escancian unas botellinas de buena sidra, acompañando unas deliciosas tapas de parrochas, pulpo o pantrucu, plato de origen riosellano, primo de las morcillas tradicionales. También tienen fama sus pescados al horno, del mar a la mesa en escaso tiempo, con un sabor unico. Muchas son las razones para acercarse hasta acantilados de Tereñes.

var pageTracker = _gat._getTracker("UA-1314401-3"); pageTracker._initData(); pageTracker._trackPageview();